Oración 07 De Noviembre De 2019

oracion-del-07-de-noviembre-de-2019

Señor Jesucristo, cuando el desprecio y la vergüenza nos asedien y la esperanza esté velada por el dolor, sostennos en tus manos heridas Leer Mas y haz que tu rostro brille sobre nosotros nuevamente, porque tú eres nuestro Señor y Dios. No te pierdas la oración del 07 de noviembre de 2019.

Menú

Oración del 07 de noviembre de 2019

Jesucristo es digno de toda alabanza, porque fue nombrado sumo sacerdote entre los hombres y su representante ante Dios. Lo honramos y en nuestra debilidad oramos:
Trae salvación a tu pueblo, Señor.

Iluminaste maravillosamente tu Iglesia a través de líderes distinguidos y hombres y mujeres santos,
deja que los cristianos se regocijen siempre con tal esplendor.
Lleva la salvación a tu pueblo, Señor.

Perdonaste los pecados de tu pueblo cuando sus santos líderes como Moisés buscaron tu compasión, a
través de su intercesión, continúa purificando y santificando a tu pueblo santo.
Lleva la salvación a tu pueblo, Señor.
En medio de sus hermanos y hermanas, ungiste a tus santos y los llenaste con el Espíritu Santo,
llena a todos los líderes de tu pueblo con el mismo Espíritu.
Lleva la salvación a tu pueblo, Señor.
Tú mismo eres la única posesión visible de nuestros santos pastores,
no permitas que ninguno de ellos, ganado al precio de tu sangre, permanezca lejos de ti.
Lleva la salvación a tu pueblo, Señor.
Los pastores de su Iglesia evitan que su rebaño sea arrebatado de su mano. A través de ellos le das a tu rebaño vida eterna,
salva a los que han muerto, a aquellos por quienes diste tu vida.
Lleva la salvación a tu pueblo, Señor.

Oración del 07 de noviembre de 2019

Dios todopoderoso y eterno,
has encendido la llama del amor
en los corazones de los santos:
concédenos la misma fe y el mismo poder del amor, para
que, al alegrarnos de sus triunfos,
seamos sostenidos por su ejemplo y compañerismo;
Por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor,
que está vivo y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo,
un solo Dios, ahora y por siempre.
Amén.

Lee también: Origen del cristianismo

Salmo 31 vv 1-5, [19-fin]:

En ti, oh Señor, me he refugiado;
que nunca me avergüencen;
líbrame en tu justicia.

Inclina tu oído hacia mí;
date prisa para liberarme.

Sé mi roca fuerte, una fortaleza para salvarme,
porque tú eres mi roca y mi fortaleza;
guíame y guíame por tu nombre.

Sácame de la red
que me han tendido en secreto,
porque tú eres mi fortaleza.

En tus manos encomiendo mi espíritu,
porque me has redimido, oh Señor Dios de la verdad.

Cuán abundante es tu bondad, oh Señor,
que has guardado para los que te temen;
que has preparado a la vista de todos
para aquellos que confían en ti.

Los escondes en el refugio de tu presencia
de los que los calumnian; los
mantienes a salvo en tu refugio del conflicto de lenguas.

¡Bendito sea el Señor!
Porque él me mostró su amor firme
cuando estaba asediado como una ciudad.

Dije alarmado:
“Me cortaron la vista de tus ojos”.
Sin embargo, escuchaste la voz de mi oración
cuando te grité.

Ama al Señor, todos ustedes sus siervos;
porque el Señor protege a los fieles,
pero paga al lleno a los orgullosos.

Sé fuerte y deja que tu corazón se aliente,
todos los que esperan en la esperanza del Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *