El poder de la oración para los Cristianos

El poder de la oración

El poder de la oración, la oración tiene el poder de marcar una gran diferencia en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea.

La oración es nutrición espiritual. Así como el cuerpo necesita alimento físico, el alma necesita alimento espiritual. La oración nos cambia. Sin embargo, la Biblia va mucho más allá que esto. La oración es poderosa, es como el nervio delgado que mueve los músculos de la omnipotencia”.

Dios atiende de cerca las oraciones de las personas leales a él, nuestras oraciones pueden hacer una diferencia en lo que sucede.

Oración para Dios

Dios nuestro Señor, querido Padre celestial, te damos gracias porque somos tus hijos y tú nos diriges. Te damos gracias porque en los momentos de dolor tú nos guías y nunca nos abandonas. Ahora, como en antaño, tú estás con nosotros, Señor y Dios nuestro, en cada situación tú nos muestras el camino. Protégenos hoy y concédenos la fuerza para seguir adelante con paciencia, especialmente cuando nuestras vidas padezcan mucho sufrimiento y angustia. Te damos gracias por tu guía y nos alegraremos por tu ayuda en la actualidad. Revela tu amor poderoso, porque pronto, muy pronto, tu justicia suprema cambiará todo. Amén.

El poder de la oración

Padre Mío, condúceme a donde Tu Voluntad

Desee que yo vaya,

Permíteme vivir en Tu Luz

Y calentar mi corazón, para que brille

Dando calor a aquellos que se acerquen a mí.

Bendito sea Tu Nombre,

Por darme todas estas Gracias,

A pesar de mi nada.

Bendito sea Tu Nombre

Por el Bien que Tú me has hecho

Y la Misericordia que me has mostrado

Elevándome cerca de Tu Corazón.  

Oraciones y plegarias a Dios
Santo Rosario

Oración modelo

Padre nuestro

Jesús mismo nos enseñó esta oración. Es la Oración de los hijos de Dios.

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el Ver Mas cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Avemaría

Repetimos las palabras del Ángel Gabriel, de Santa Isabel y las súplicas que los cristianos han dirigido a su Madre desde siempre.

Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora, y en la hora de nuestra muerte.

Te recomiendo que leas también: oracion para bendecir el trabajo

Amén.

Acto de Contrición

Es un modo de pedir perdón a Jesús por nuestros pecados.

El poder de la oración
Solo en ti encuentro el consuelo

Jesús mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna.

Amén.

El Credo de los Apóstoles

Es un resumen de lo que Dios ha revelado a los hombres a través de Jesucristo y la Iglesia lo enseña. Los cristianos tenemos en el Credo un resumen de nuestra fe.

Creo, en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; des­cendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre; desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo; la Santa Iglesia Católica; la Comunión de los Santos; el perdón de los pecados; la resurrección de los muertos; y la vida eterna.

Amén.

Oración para la Virgen Santísima

Bendita sea tu pureza

Es una oración para pedir a la Virgen la pureza en pensamientos, palabras y obras.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

Jesucristo hijo de Dios
En tus manos encomiendo mi espíritu

Amén.

 Las oraciones son una forma de aliviar nuestros pesares, ya que a través de ellas podemos tener una conexión directa con Dios nuestro creador!

Mira el poder de la oración ante Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *