Beneficios de la oración

Denominaciones del cristianismo

Beneficios de la oración del día

Beneficios de la oración del día, Lo que hacemos en la mañana tendrá un gran impacto en nuestras vidas diarias, en nuestra perspectiva y estado de ánimo durante el resto del día. Comenzar nuestras mañanas con oración refuerza nuestra mente, cuerpo, espíritu y corazón con una sensación de calma, gratitud y alegría para ayudarnos a mantener una perspectiva positiva a través de nuestras tareas diarias.

Oración del día

Una oración de la mañana

Dios Todopoderoso,

Llenas todas las cosas con tu presencia.

En tu gran amor,

Mantennos cerca de ti este día.

Concede que en todos nuestros modos y acciones

Podamos recordar que nos ves

Y que siempre tengas la gracia de saber y percibir

Qué cosas quieres que hagamos,

Y darnos fuerzas para hacer lo mismo;

Través de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Beneficios de la oración del día

Es común distraerse, frustrarse o tener prisa, especialmente en la mañana, pero orar a Dios y dar gracias poco después de despertarse nos da paz para acercarnos mejor cada día. ¡Es mucho más fácil disfrutar nuestra vida cuando comenzamos cada día alabando la gracia y los dones de Dios!

 La oración del día
Hermoso despertar

Salmo 145: Día tras día te bendeciré, y alabaré tu Nombre sin cesar.

Todos los días, incluso cuando todo sale mal, le podemos decir al menos un “gracias” al Señor. Hasta el día más oscuro tiene su parte dorada: puede ser la sonrisa de un niño, la belleza de un paisaje, un gesto de ternura, un encuentro inesperado.

No nos durmamos sin decir “gracias” al Señor. No un “gracias” difuso e impersonal, sino un “gracias” preciso por algo específico. Cuanto más agradecemos, más razones encontramos para agradecer. La alabanza abre el corazón y los ojos a las maravillas de Dios.

El día en su mayor esplendor
La vida gracia divina

Salmo 17: Súplica del inocente

Escucha mi grito, Señor, atiende a mis clamores, presta atención a mi plegaria, pues no hay engaño en mis labios. Ver Mas.

Dicta tú mi sentencia, pues tus ojos ven lo que es recto.

Puedes escudriñar mi corazón o visitarme de noche, o probarme en el crisol, no hallarás crimen en mí:

No he pecado en palabras, como pecan los hombres; he guardado las palabras de tus labios, y seguido las

sendas del Soberano.

Afirma mis pasos en tus caminos para que no tropiecen mis pies.

Puedes leer también:oraciones cristianas para niños

A ti te llamo, oh Dios, esperando tu respuesta; inclina a mí tu oído y escucha mi ruego.

Beneficios de la oración del día
La bondad de la oración

Renueva tus bondades, tú que salvas del agresor a los que se refugian bajo tu diestra.

Guárdame como a la niña de tus ojos, escóndeme a la sombra de tus alas, 9 lejos de esos malvados que me

acosan, de mis enemigos que quieren mi muerte.

Tienen el corazón taponado de grasa, y con arrogancia habla su boca.

 Me vigilan y de un golpe me cercan; se fijan en mí para tirarme al suelo.

Son como un león ávido de presa, como un cachorro agazapado en su guarida.

Levántate, Señor, hazles frente, derríbalos, de un mandoble líbrame del violento.

 Señor, que perezcan por tu mano, acaba con ellos, no los dejes vivir.

Llénales el vientre de lo que les reservas, que sus hijos también queden saciados y que dejen las sobras a sus nietos.

Y yo, como justo, contemplaré tu rostro, y al despertar, me saciaré de tu semblante.

Cuáles son los beneficios de la oración del día.

Beneficios de la oración del día
Bello amanecer

Beneficios de la oración del día, es de vital importancia con Dios y pasar tiempo orando por las cosas que necesitamos de Él en nuestra vida física y, lo que es más importante, en nuestra vida espiritual. Orar construye fe y nos ayuda a confiar en Dios en nuestras vidas. Si no estamos hablando con Dios y con Jesús y los pedimos sentir su presencia y ayudarnos en cada área de nuestras vidas, entonces seremos nosotros quienes limitemos nuestra conexión con Dios.

Oración matutina

Señor, gracias por tu abundante y abundante gracia. Gracias por no tener que ganar una gota del poderoso río de gracia que fluye libremente por nosotros hoy. Gracias por el inesperado e inmerecido favor que me has dado en mi vida. Ayúdame a ponerme en el camino de tu amor y gracia. Ayúdame a no descuidar las disciplinas que necesito reunirme contigo regularmente y beber del agua de la vida. Gracias por tu rico amor. Amén.

Mira lo importante que es la oración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *